Mar,27 febrero, 2024

Distintas muestras de la artista Beatriz Moreiro en el marco de ArteCo 2023

El Gobierno de Corrientes, a través del Instituto de Cultura, en conjunto con el Senado es Cultura, organizan la muestra “Cuando la tierra se duerma”, de la artista Beatriz Moreiro, curada por Rodrigo Alonso. La cita es el sábado 20 de mayo a las 12 horas, en el Salón de los Pasos Perdidos de la Legislatura provincial.

“A Beatriz Moreiro le vamos a realizar un homenaje porque es una artista destacada de la región. Es de familia correntina y hace más de diez años que vive en el Chaco. Sus obras artísticas hablan de la naturaleza de esta parte del país. Ha sido distinguida con distintos premios importantes y por ello merece este homenaje en la Provincia”, destacó el presidente del Instituto de Cultura, Gabriel Romero.

La 5° edición de la Feria de ArteCo 2023 abrirá sus puertas el próximo jueves 18 de mayo a las 12, y se extenderá con varias actividades hasta el domingo 21. Las actividades se desarrollarán dentro y fuera de la Ex Usina Eléctrica de la ciudad de Corrientes.

La feria cuenta con la curaduría general del artista y curador Gustavo Piñero. En tanto el espacio editorial es curado por Lucas Mercado, el Festival de Arte Sonoro por Julia Rossetti y Martín Sandoval, el programa de Becas Artistas Visuales de Corrientes por Fernanda Toccalino, y el espacio de video y Festival Play – videoarte y cine experimental por Maia Navas.

También en el marco de esta feria se podrá apreciar parte de la muestra Laberintos de Proa de la mano del curador Julio Sánchez. Mientras que la coordinación general del proyecto se encuentra a cargo de Natalia Albanese.

“Cuando la tierra se duerma”

“Mi temática (de la muestra) gira en torno a la destrucción y devastación de la tierra”, explicó la arista Moreiro. “En la Legislatura lo que llevo son dibujos en grafito en blanco y negro. Dibujos de hongos en formatos grandes y medianos. Habrá sonidos de la naturaleza y video instalación” comentó

Un parlante despertará con sonidos de grillos en el salón de Los Pasos Perdidos. Habrá textos de Beatriz Moreiro y del curador, Rodrigo Alonso.

La artista estará por partida triple en el marco de ArteCo 2023. Estará exponiendo en la Legislatura de la provincia de Corrientes. Otras obras suyas en el Hotel “La Alondra” y también (por medio de una galería) se podrá adquirir algunas de sus obras a través de una galería que estará en la Ex Usina Eléctrica.

Inmersión en la obra

“En general todas mis muestras reúnen muchos sentidos. Siempre uso sonidos y audiovisuales. Pero lo visual es casi virgen. Por ejemplo, el video que estará en ´La Alondra´ es la tierra seca, casi a cámara fija hecha por un correntino que vive en el Chaco, Fernando Cattáneo. En ese video incrusté sonidos de charata pidiendo agua a la tierra”, detalló.

Esta modalidad de trabajar de Beatriz Moreiro, donde en la sala se dispara los sentidos, tiene su fundamento en su búsqueda para que el visitante se interne en el lugar de la exposición. “Así le das pertenencia al lugar”, agrega.

“Nací en Buenos Aires, soy hija de padres nacidos en Entre Ríos, pero mis abuelos y mis tíos vivieron siempre en Corrientes. Tengo impactada en mi cuerpo el Litoral”, destacó.

“ArteCo es una feria de un nivel muy alto”

Moreiro viajó por el mundo. Expone en ArteBa y en otras ferias de arte importantes. Sobre la Feria de Arte Contemporáneo de Corrientes expresó: “ArteCo es una feria importante para la región. Es una feria de un nivel muy alto. El presidente del Instituto de Cultura, tiene un gran equipo de trabajo, sino sería imposible hacer una feria de arte. Son muchas cosas las que hay que tener en cuenta para hacer una feria y aquí está todo organizado. Llegan a la feria muy buenas galerías”.

Dijo que “la feria tiene la particularidad de centrar su atención en la región y eso es excelente. Por otra parte, a diferencia de lo que sucede en otras ferias importantes del país, aquí los espacios para los artistas son gratis. En otras ferias se pagan para ocupar un espacio. Además, la incorporación del Paraguay habla de la región argentino paraguayo donde hay puntos en común”, concluyó.

Contextos sensoriales complejos

Rodrigo Alonso, curador de la muestra de Beatriz Moreiro, escribió un texto curatorial y en un fragmento del mismo sostiene: “El carácter sombrío de los dibujos de Moreiro pareciera dar cuenta de una situación. En ellos, plantas de diferentes y elegantes figuras (flores, hongos, hojas) brotan exultantes del papel a partir de las bondades más extremas del claroscuro. A diferencia de dibujos anteriores, en los cuales el blanco del soporte era dominante, acá es el negro del grafito el que prepondera en la conformación de las atmósferas cromáticas. Los objetos, solitarios o reunidos en conglomerados densos, tienden a ocupar el centro de la composición y proyectarse desde allí con una intensidad centrífuga arrolladora. Los fondos generan un efecto de profundidad notable, quizás porque no son del todo lisos, sino que están elaborados mediante la continua y paciente superposición de capas de lápiz”.

Continuó que “a veces es posible percibir la textura del papel por debajo de esta acumulación de planos negros construidos de manera insistentemente manual. En otras ocasiones, la espesura del material oscuro produce el efecto paradojal de dar vida a una superficie reflejante que repele la luz incidente. En cualquier caso, el negro agrisado resultante funciona, a la vez, como un entorno que subsume a las formas vegetales amenazando con engullirlas, y como una extensión de contraste que permite que las ondulantes formas blancas adquieran la autonomía suficiente para despegarse de su contexto y asaltar la mirada del observador””.

En las obras que componen la exposición “Cuando la tierra se duerma”, se advierte el interés cada vez mayor de Beatriz Moreiro por los contextos sensoriales complejos. A la utilización del sonido presente en trabajos anteriores, se suma ahora la singular temporalidad del video, que aporta unas visualidades y unas dinámicas muy precisas. Porque la artista no acude a este medio en tanto documento y mucho menos como ilustración o como símbolo. Por el contrario, su grado de abstracción audiovisual es tan grande que obliga al espectador a agudizar todos sus sentidos y reconstruir imaginariamente el territorio que las secuencias videográficas plasman. Los videos son, así, vehículos de atmósferas, climas, emocionalidades. Un material que Moreiro modela a pesar de ser el resultado de registros prácticamente directos, con escasa edición.

Del juego entre todos estos materiales, de sus múltiples formas y significaciones, emerge una cosmología plástica que la autora ha sabido modular hasta transformarla en una marca propia. En ella subyace un deseo secreto que trasciende el gesto contenido de dibujos, esculturas, sonidos, instalaciones y videos. Un deseo que probablemente encarne el anhelo de buena parte de la humanidad: la necesidad de preservar la vida de una tierra somnolienta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *